Chávez deroga la "Ley Sapo"

El presidente venezolano derogó oficialmente la polémica ley de inteligencia que promulgó dos semanas atrás.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció este martes que derogará la polémica Ley de Inteligencia y Contrainteligencia que había promulgado dos semanas atrás generando una fuerte polémica entre su gobierno y grupos de derechos humanos.
“Considero que es lo mejor. Se deroga la ley para que se haga otra ley. (…) Debe salir en Gaceta (Oficial) mañana a más tardar, un decreto muy sencillo” anunció desde el palacio presidencial de Miraflores en un acto con trabajadores de la recién nacionalizada Siderúrgica del Orinoco.
Se trata de la Ley de Inteligencia y Contrainteligencia que obligaría a los venezolanos a suministrar inteligencia al Estado.
Por eso fue bautizada popularmente como “Ley Sapo”. En la jerga popular venezolana sapo es el delator, el que “sapea”.
“Aquí se cometieron errores. Es como cuando yo propuse la reforma, le metieron no se cúantos artículos más y cada quien viene con una idea. Y si uno no tiene cuidado de leer letra por letra, artículo por artículo, se puede complicar”, afirmó Chávez.
El mandatario había promulgado el texto a fines de mayo dentro de la Ley Habilitante que le da poderes legislativos especiales.
Pero las dos semanas previas tanto el presidente como sus colaboradores defendieron las bondades “anti-golpistas” y “anti-imperialistas” de la ley, frente a la oposición que denunciaba su inconstitucionalidad.
“Triunfo” ciudadano
Finalmente, este martes el presidente dijo que juzgó “conveniente” derogar la ley y proceder a la redacción de un nuevo texto legal que “organice los servicios de inteligencia”, que según Chávez, era la única intención de la ley.
“Es un triunfo de la ciudadanía” aseguró a BBC Mundo Alfredo Romero, miembro del Foro Penal Venezolano, una organización no gubernamental que había demandado ante el Tribunal Supremo la nulidad de la ley.
“La noticia es una manifestación de que cuando la ciudadanía organizada toma conciencia de las consecuencias de lo que hace el poder y protesta contra lo que pueda afectar sus derechos las cosas funcionan”, afirmó Romero.
Sin embargo, Romero expresó que hay que esperar a que la decisión salga publicada en la Gaceta Oficial para conocer “en qué términos ha sido al derogatoria”.
Ante la posibilidad de que se escriba otra ley de Inteligencia como anunció el presidente y que pueda incorporar observaciones de la oposición, el abogado Romero afirmó que un texto de ese tipo no es necesario.
“Es que la inteligencia no hay que establecerla por ley. La competencia exclusiva en ese campo, según la Constitución, la tiene el gobierno nacional. Es la primera vez en la historia de Venezuela que existe una ley de inteligencia”, dijo Romero, para quien la motivación del gobierno era incorporar a los civiles a una red de inteligencia siguiendo el modelo cubano.
“No es debilidad”
Poco antes del anuncio de la derogatoria de la ley, el Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, se había sumado al mea culpa oficial.
El vicepresidente del PSUV, Gral (r) Alberto Müller Rojas, reconoció que no se hiceron las consultas necesarias para promulgar la ley, que salió publicada como un decreto-ley dentro de las facultades legislativas especiales de las que goza el presidente Chávez.
Müller rechazó que se trate de signos de debilidad, como sugieren voces de la oposición venezolana, sino que Chávez “fue sensible” a la opinión pública y “observó que la ley tenía elementos de confusión que merecían ser aclarados y modificados”.
“El PSUV apoya plenamente al gobierno, no como un signo de debilidad ni porque esté cediendo ante presiones internas y externas, sino como un signo de continuación de nuestra política que apunta hacia la paz” dijo Müller, a propósito de la polémica ley y del aparente cambio de política hacia la guerrilla colombiana que expresó Chávez el domingo.
Sapos en Caracas
El martes varias partes de Caracas amanecieron llenas de sapos. No de batracios de carne y hueso, sino reproducciones de poliuretano colgadas en postes y puentes.
Era una nueva protesta estudiantil contra la Ley de Inteligencia o “Ley Sapo”. También aparecieron pintas en la paredes a la manera de mandamientos bíblicos en los que se lee “No sapearás”.
La ley obligaba a los venezolanos a convertirse en delatores al servicio del estado al forzarlos a compartir información sobre eventuales amenzas a la seguridad nacional.
La rectificación que había ofrecido el fin de semana el presidente Chávez no había colmado las expectativas de los estudiante ni de grupos de derechos humanos.
“Las leyes no se derogan porque el presidente lo diga en televisión nacional sino porque salga publicado en Gaceta Oficial” dijo a BBC Mundo poco antes del anuncio presidencial del martes, el líder estudiantil Yon Goicoechea.
Muchos afirman que con esta ley el gobierno lanzó “un globo de ensayo”, pero que puso marcha atrás ante el revuelo que generó, para no lesionar su base electoral antes de las regionales de noviembre, en las que la oposición podría quitarle varias gobernaciones y alcaldías al oficialismo.BBC Mundo.com – Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: