Qué es un firewall

Un firewall, cuya traducción sería “cortafuegos”, es un dispositivo o programa que se encarga de proteger la mayoría de los ataques provenientes de la red. Estos elementos, tienen como tarea principal, la revisión del tráfico de entrada y salida a fin de detectar posibles amenazas, siendo una de las herramientas más importantes para cualquiera que necesite algo de seguridad. Puede ser un dispositivo físico como también software, como el que viene instalado en los hogares en los sistemas operativos más nuevos o en la mayoría de los antivirus.
Desde los comienzos de Internet, los usos malintencionados de los recursos informáticos se han ido incrementando exponencialmente. Aunque al comienzo, cuando Internet aún se llamaba ARPANET, la comunidad de usuarios era muy pequeña y muchos se conocían entre si, por lo tanto, la seguridad no era un tema muy relevante. Pero no fue hasta el año 1988, cuando ocurrió algo que cambiaría la historia de Internet para siempre, se trató del primer ataque registrado, conocido como “The Morris Worm” (el gusano Morris). Desde entonces, con sólo conectar un sistema a la red, éste enfrenta la posibilidad de incursiones malintencionadas. Sabiendo que las amenazas, tales como los quiebres de passwords, denegación de servicios y el aprovechamiento de vulnerabilidades en la seguridad, son pan de cada día.
Debido a la situación antes descrita, se crearon los firewalls, que tal como lo sugiere su traducción, frenan los intentos de intrusión como lo haría una barrera física para detener el fuego. Ellos se encargan de proteger la mayoría de los ataques provenientes de la red. Pero ¿qué hacer si es que alguien traspasa el firewall? ¿O si el ataque sucede desde adentro? Se pensaría, que una vez dentro el atacante hará y deshará a su antojo. Para eso existen los IDS (sistemas de detección de intrusiones), ellos se encargan del tráfico de la red para detectar cualquier anomalía que este ocurriendo. Sabiendo que los firewalls no son inviolables, es bueno tener a la mano una herramienta que ayude a proteger aun más los sistemas, ya que, sin ellos los equipos estarían a total disposición para un uso indebido.
Por último, es importante señalar que la sola presencia de un firewall en una red corporativa o en el hogar, no es señal de protección mientras no esté configurado. El firewall permite diferentes tipos de ajustes por razones obvias: un 100% de seguridad implicaría prácticamente impedir todo traspaso de información, por lo que se ajustan los niveles de seguridad de acuerdo a la actividad que vamos a tener en la red, y de acuerdo al tipo de información que vamos a querer recibir, por lo tanto un ajuste medio o poco más que medio es suficiente, y además deja espacio para navegar sin falsas alarmas de seguridad que pueden resultar engorrosas. Por otra parte, un ajuste demasiado “flojo” del firewall puede resultar en intrusiones no deseadas.
fuente: misrespuestas.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: