Qué es un traductor de texto

Este se refiere a una aplicación computacional capaz de traducir una palabra, grupos de palabras o archivos completos (como en el caso de páginas web) desde su idioma original a otro deseado. La lingüística computacional como campo de la computación es la que se ocupa de desarrollar este tipo de software, y lo que ha permitido su evolución. Las traducciones obtenidas por medio de estos programas, que pueden ser gratis como los disponibles en línea, o comprados ya sea en CD o descargados, distan mucho de ser buenas para una amplia gama de contextos; lo que si se pueden obtener son buenos resultados para textos con formatos estándares y técnicos, como por ejemplo para reportes meteorológicos.
La historia del traductor comienza pasada la segunda guerra mundial, para 1950. En 1954 el experimento de Georgetown consistió en la traducción automática de frases en ruso al inglés; por este tiempo se especuló que dentro de un par de años se podría resolver completamente el problema de las traducciones automáticas, lo que el tiempo probó estar lejos de ser cierto. Sólo a partir de 1980, con el rápido desarrollo de los computadores, se comenzaron a investigar nuevas vías para resolver el asunto usando modelos estadísticos.
A nivel gubernamental en el mundo se emplea el traductor de textos con fines específicos, principalmente para usos internos (debido a la calidad de los resultados), salvo en aplicaciones en donde la sustitución directa de palabras es posible, en cuyo caso la traducción automática cumple a cabalidad con la tarea. En Estados Unidos las fuerzas armadas invierten una gran cantidad de fondos en el desarrollo de tecnología para traducir efectivamente idiomas extranjeros con fines de inteligencia estratégicos.
Ahora para quienes necesiten de una solución altamente automatizada de calidad para sus necesidades de traducción, existen sistemas mixtos que requieren de cierto nivel de edición por parte del usuario antes y después de la traducción para resolver discrepancias y errores; hasta el momento es lo mejor que se ha logrado al respecto, y que puede ser de suma utilidad para quienes necesiten procesar miles de hojas de texto para publicaciones en distintos idiomas; eso si, estas aplicaciones han sido construidas a medida para usos específicos, como por ejemplo para el departamento de patentes de Dinamarca.
Hoy en día el traductor de Altavista, Babelfish, y el de Google por supuesto son algunos de los más usados. Ambos utilizan un sistema llamado Systran. El resultado que se obtiene a través de estas plataformas es aceptable para una comprensión general y parcial del texto, pero en ningún caso se generan resultados presentables en publicaciones de cualquier especie. Tal vez algún día el traductor de texto evolucione a tal punto, que las páginas de la web sean traducidas en línea de manera automática para ajustarse al idioma del visitante; quien sabe.
fuente: misrespuestas.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: